IMPORTANTE
- 100% de agudeza visual o unos ojos sanos no es suficiente para tener una BUENA VISIÓN EFICAZ.
- Neurológicamente, en los 6 primeros años de vida, la visión tiene más plasticidad para aprender y ser estimulada.
- Un diagnóstico precoz de un problema visual evita problemas mayores.
- El 15-30% de los problemas de aprendizaje se deben a un problema visual no diagnosticado.
Más...

martes, 14 de septiembre de 2010

Lo malo de los canguros o mochilas portabebés (III)

Aunque se dice que uno de los inconvenientes graves de los cochecitos actuales es que están diseñados siempre para que el niño vaya de frente y esto significa que no puede mantener contacto visual con quien le lleva y se impide la conversación, lo bueno que tienen es que el niño aprende a mirar a lo lejos. Lo mismo pasa con los canguros.

Cuando el niño es un bebé recién nacido, estas mochilas permiten a los padres subir y bajar escaleras con comodidad, poder coger transportes públicos o ir a hacer la compra; actividades que de otra manera con un carrito, sería mucho más pesado, más difícil y más lento. Además, por un lado, son seguros, ya que dejan libres los brazos y las manos del adulto para que pueda apartar cualquier obstáculo o detener una caída; y por otro lado, evitan la tensión física, porque cargan el peso del bebé de forma más homogénea en el centro del cuerpo, y no en uno de los brazos o la cadera.

Con respecto al niño, siempre que no esté oprimido, tiene la ventaja de la proximidad con el cuerpo del portador y del ritmo que le proporcionan sus movimientos.

Pero:
  • Visualmente el niño se encuentra “metido” en el pecho de la madre o del padre y se le obliga a forzar lateralmente su cabeza para poder mirar al mundo exterior. Esto hace que si siempre gira la cabeza en un mismo sentido pueda favorecer uno de sus ojos desencadenando una ambliopía u ojo vago. Está condenando constantemente uno de sus ojos.
  • Esta postura del cuello y también de su cuerpo estirado, es antinatural, ya que la postura normal en los primeros meses de vida del bebé es en flexión, posición fetal o cuerpo curvado, por tanto estamos obligándole a estirarlo y no lo hace de manera natural en su desarrollo en el suelo. Le estamos haciendo que se salte etapas en su desarrollo motor y neurológico.
  • A nivel corporal, en los menores de 3 meses, es preciso que una vez colocado en el canguro nos aseguremos de que el bebé queda sentado (y no colgado) con sus piernas correctamente colocadas, así contribuimos al desarrollo normal y correcto de sus frágiles caderas.


Cuando el bebé es recién nacido el canguro ayuda a los padres a transportarle como si le cogieran en brazos pero sin hacer fuerza con ellos. Le tiene cerca de su pecho y el bebé sigue notando los latidos del corazón de la persona que le porta y eso le calma. Pero realmente es como una bolita dentro del canguro que no mira a ningún lado. Cogiéndolo en brazos al menos mira la cara del adulto que lo coge.

Las mochilas resultan apropiadas para el niño que ya sabe estar incorporado. Así, cuando el bebé ya tiene unos meses y ya empieza a controlar la fuerza de su cuello, ya puede mirar a los lados o hacia arriba, ya puede sacar su cabeza del canguro y mirar lo que hay fuera, pero si le llevamos contra nuestro pecho le complicamos la tarea.
Psicológicamente llevarlo hacia dentro (contra nuestro pecho) permite que el niño tenga siempre contacto visual con el portador, pero si le llevas hacia fuera y le tocas y le hablas, él también se siente seguro y así le permites mirar más allá de tu pecho o tu cara, y aprende a utilizar su enfoque. Aún llevándolo hacia fuera estas "mochilas" tiene algo malo, y es que obligan al bebé a mirar en un plano vertical cuando quizás aún no controla su visión en el plano horizontal (en el suelo).
Por tanto, si a esta edad existe la necesidad de llevar al bebé en el canguro, siempre es mejor hacerlo mirando hacia fuera. Pero sin abusar.
Si el bebé, ya no es tan bebé y cuando se cansa de andar en vez de subirle a un carrito, se le coloca en una mochila a la espalda, ésta debe permitir que el niño pueda mirar por encima de nuestro hombro si lo desea:


Más información que los padres han de saber sobre los canguros.

ENTRADAS RELACIONADAS
Lo malo de los parques, las hamacas, los tacatás y los canguros. INTRODUCCIÓN (I)
Lo malo de los parques o corralitos (II)
Lo malo de las hamacas y cestitos (tipo maxicosi) (IV)
Lo malo de los tacatás o andadores (V)
CONCLUSIÓN: Lo malo de los parques, las hamacas, los tacatás y los canguros (VI)





8 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento estar muy en desacuerdo con este artículo, me parece poco consensuado con datos... perdón pero lo de que el bebé apoya la cabeza en el adulto cuando va de cara al mundo.. ejem.. y la espalda del bebe ¿que?... va en el sentido contrario al natural forzando su posición fisiológica de cifosis total pudiendo provocar problemas graves de espalda si se utiliza en exceso. Por no decir de los dolores de espalda que el llevar un peso así puede producir en la persona que lo lleva (lo he probado en propias carnes).

Es una pena que teniendo como principio los artículos de la serie I y II llegue a la conclusión de que son malos por llevar al bebé "metido" y sin visión¿?¿? Sólo en las terapias de haptonomía se insta a que el bebé tenga una visión "abierta" al mundo. Y se pase por "alto" el echo de que el bebé recien nacido y hasta los 3 meses e incluso más meses pasa la mayor parte del tiempo durmiendo y por lo tanto lo de mirar de un lado a otro no es algo "necesario".

Creo que es más importante el observar si el bebé mueve o no la cabeza hacia ambos lados puediendo determinar la existencia de tortícolis congénita (desarrollada durante el embarazo o el parto).

La visión es uno de los sentidos que se encuentra en desarrollo al nacimiento y que evoluciona poco a poco. Un recien nacido necesita más de un desarrollo fisiológico y neuronal que visual o cognitivo. Su medio fundamental de comunicación es el tacto.

Cuando el bebe se encuentra protegido su desarrollo neuronal y motor se ven favorecidos. Además el bebé "balanceado" desarrolla el sentido del equilibrio (oido).

En fin que me parece un poco "cogido con pinzas", poco desarrollado y un poco desconocedor de la fisiología del bebé... Muy de moda hablar de portabebés pero no me parece correctamente orientado.

Tengo que añadir que a mi hija y gracias a la cercanía que da el llevarla en portabebés y la observación de sus padres, fue diagnosticada a los 5 meses de edad con una malformación macular, evidentemente de nacimiento. Patología que dicho sea de paso a veces pasa desapercibida y dependiendo de su grado hasta incluso los 30 años de edad (cito al oftalmólogo de mi hija)

Mi intención no es ir contra el artículo... sino de llamar la atención sobre la imprecisión del mismo. No me gustaría opinar sobre el de infancia segura porque la verdad es que ese tiene otro cariz peor.

No quiero dejar de felicitarles por el blog que me ha parecido interesante en otros muchos aspectos y a los cuales volveré para tomar nota... no sin antes buscar información para consensuar...

Un cordial saludo,
Mercedes

MisaquitoM dijo...

perdon... aunque he firmado. Pueden contactar conmigo en misaquitomagico@gmail.com. Soy miembro de la Asociación Española Red Canguro de papas y mamas por el fomento del uso de portabebés, donde estaremos encantados de darles datos precisos y científicos a los que acudir, consultar, etc...

Pueden encontrarnos en www.redcanguro.org.

Mercedes

Rosa M. García Hdez dijo...

Mercedes, muchas gracias por tu aportación y tu iopinión, pero creo que barremos hacia el mismo sitio.
Quiero aclarar, porque quizás no lo expresé del todo bien al escribir la entrada o las entradas de esta serie, que esta serie se llama "Lo malo de" porque en mi opinión como optometrista y desde el punto de vista visual, NINGUNO DE ESTOS "ENSERES" SE DEBERÍAN DE UTILIZAR. Lo que prentendo mostrar en estas entradas es cómo pueden perjudicar a la visión. Si afectan o benefician en otras áreas, eso serán otros profesionales los que tendrían que escribir sobre ello.
Cuando me preguntan los padres, nunca aconsejo que los utilicen, siempre recomiendo los gimnasios o las alfombras (que esté el bebé en el suelo), pero como sé que para los padres son de ayuda, intento orientar para que vean cómo puede afectar al desarrollo de la visión del niño.

Estoy totalmente de acuerdo contigo que las mochilas o los portabebés son perjudiciales para la ergonomía y la fisología del bebé, para su espalda, su cuello (y también de los padres) y la cadera del niño, y sé que van en contra de la posición fetal (curvada y cerrada) natural del bebé y fuerzan a abrirlo antes de tiempo, tanto si se coloca frente a nosotros o como dándonos la espalda. Pero visualmente los papás y muchos profesionales están muy confundidos pensando que los bebés sólo comen y duermen en los primeros 6 meses de vida. En los 3 primeros meses de vida el bebé cuando está con los ojitos abiertos estimula su agudeza visual y pasa de ver sólo sus manos cuando nace, a ver cosas a 3 metros. Pero si favorecemos que el niño esté siempre durmiendo, si no jugamos con él en los momentos que está despierto, si le metemos contra nuestro pecho cuando le llevamos en el portabebé,... el bebé tarda más en desarrollar esa habilidad, tres meses pasan volando, y todo esto retrasa el desarrollo del resto de las habilidades visuales, y con ello su desarrollo motor y neurológico.

Sí, es importante que el bebé pueda girar su cuello a ambos lados, pero si le llevamos acostado contra nuestro pecho con la cabeza ladeada no desarrolla campo visual.

Mercedes, a los niños HAY QUE OBSERVARLES SIEMPRE, porque incluso cuando ellos son más mayores y nos puede decir las cosas, no nos van a decir que ven mal. Así que los padres son los principales responsables para detectar problemas visuales. Y ante la duda, se deberían realizar evaluaciones visuales a edad temprana RUTINARIAS para permitir que patologías como la de tu hija u otras alteraciones visuales (graudaciones sin corregir, ojos vagos, estrabismos, etc.) sean detectados cuanto antes, para tratarlos (lo que se pueda tratar) lo antes posible y que así, la visión no interfiera en su desarrollo general.
Un saludo.

Elena dijo...

Estoy en desacuerdo con este artículo. Soy madre reciente y me he informado muchísimo sobre el uso del portabebés.

LOs fulares y mochilas ERGONÓMICAS son totalmente recomendables y positivas para el desarrollo del niño. Vienen utilizándose desde siempre en todas las culturas, asiática, africana, latina...

-Fundamental es el USO CORRECTO del fular y mochilas ERGONÓMICAS.

-nunca llevando el niño mirando de espaldas a tí. Esta posición es muy perjudicial para sus caderas y genitales. Las ilustraciones del artículo NO SON CORRECTAS!! La mochila que allí aparece NO es ergonómica, por tanto PERJUDICIAL para el bebé

-El recién nacido en el fular va a una altura que el padre pueda besarle la frente, de manera que no es cierto que el niño no pueda ver la cara del padre. Además, las primeras semanas el recién nacido apenas ve y se guía por el sentido del olfato, importantísimo para las primeras semanas el contacto piel con piel con su madre.

-Las CAPUCHAS incorporadas en las mochilas se usan cuando el niño duerme para que no le moleste la luz, cuando está despierto obviamente se quitan.

Saludos desde Austria, Elena

Rosa M. García Hdez dijo...

Muchas gracias Elena. Está genial toda la información que podáis aportar con respecto a las mochilas portabebés, porque seguro que les es muy útil a otros padres.

Estoy con vosotras en que tienen las ventajas de la proximidad con el cuerpo del padre o la madre, el olor o el calor que ellos transmiten, les ayuda a integrar el sentido del ritmo que le proporciona los movimientos del adulto, o el poder hablarle y mirarle a la carita... Pero quiero recalcar de nuevo que la información que doy en la entrada es sobre todo para mostrar cómo afectan a nivel visual, es decir, CÓMO PUEDEN PERJUDICAR EL CORRECTO DESARROLLO VISUAL DEL BEBÉ. Aunque sean mochilas ergonómicas, no deja de ser una postura antinatural, ya sea colocado de espaldas a nosotros o de frente, sobre todo en las primeras semanas de vida donde la posición normal es con la espalda curvada.
Y de nuevo recalco, que es el uso excesivo de estas mochilas, como de cualquiera de los otros "enseres",lo que perjudica.

Si alguien puede aportar más información sobre otros aspectos, ya sean positivos o negativos, será bienvenida :-)
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola, yo también estoy en desacuerdo con el artículo y con algunos comentarios porque un portabebé usado correctamente nunca propicia una posición antinatural, ni siquiera del recién nacido. Hay normas especiales para los más pequeños. Por otro lado, como usuaria de fulares y mei tais, sé que nunca se abusa de ellos porque tambièn respetamos los tiempos de los bebés. No conozco a nadie que los cargue 24 horas; hay que alimentarlos, bañarlos, cambiarlos de pañal, etc. Por último, otra razón de peso para no llevarlos al frente es una sobrestimulación y que el porteador no puede proteger ni controlar lo que el pequeño pueda ver. Cuando ya están mayorcitos y expresan su curiosidad y necesidad de ver "más", se les carga en otras posiciones. En fin, el porteo es todo un tema que merece un estudio concienzudo, respetado y generoso. Gracias. Carla Trujillo, México

Rosa M. García Hdez dijo...

Carla, está claro que la opinión es libre y que luego cada uno puede pensar y hacer lo que quiera con sus hijos. Pero yo os cuento mi propia experiencia desde el punto de vista profesional de la visión y del desarrollo.

Diariamente me llegan papás a la consulta que cuando les pregunto por el uso que hicieron de estas cosas, al final ALGUNOS reconocen que quizás no fue el mejor; porque luego las pruebas que les hago a los niños de desarrollo visual, motor y neurológico me lo demuestran y SE LO DEMUESTRAN.

Como he dicho muchas veces en estos artículos, y creo que esta va a ser la última vez, YO NO DIGO QUE ESTOS APARATOS POR DEFECTO SEAN MALOS, sino que USÁNDOLOS COMEDIDAMENTE NO HAY INCONVENIENTE EN EMPLEARLOS DE VEZ EN CUANDO.

Respecto a los fulares, todavía los desaconsejo más porque no tienen en cuenta la ergonomía ni de la madre y menos del bebé. Algunos dicen que es cómo llevarlos en brazos, pero sí realemtne le estás sujetando por debajo del fular, así es; pero si los llevas colgados, el bebé (sobre todo cuando es muy pequeño acaba adoptando posturas incorrectas dentro de él, y a esa edad son de plastelina).

Está claro que no vas a dejar a un bebé en ninguno de estos aparatos durante 24 horas, porque lo primero esto sería abusivo. Pero todos los dias 2-3 horas en la mochila, sobre todo si después en otros momentos del día no le pones durante un rato (y no 5 segundos al cambiarle) tumbado boca abajo en la cama, en el cambiador o en una alfombra (sólo porque él llora y "no le gusta"), no ayuda a su deasarrollo.

Por último, ¿sobreestimulación?
Soy optometrista y sé que no se les sobreestimulan por MOSTRARLES EL MUNDO. El bebé cuando nace tiene que ir desarrollando su cerebro y la visión de lejos entre muchas otras habildiades visuales. Y el primer año de vida es vital en esas experiencias visuales. DESDE EL DÍA CERO. Si no tiene esas experiencias en momentos determinados de su desarrollo, provocan los ojos vagos, los estrabismos, la falta de maduración visual que produce posteriormente los problemas en el aprendizaje, de atención, de hipercctividad, etc.

Muchos padres piensan que en los primeros meses de vida, los bebés sólo comen y duermen, y que "ya aprenderán más adelante". Pero los momentos en los que están despiertos son importantísimos y deberíais jugar con ellos, no simplemente darles de comer, cambiarles el pañal y volverles acostar. EL CEREBRO DEL NIÑO QUIERE APRENDER DESDE QUE NACE, quiere ver todo lo que hay a su alrededor, verlo, manipularlo, olerlo, oírlo, etc. Quiere crecer y desarollarse. Hay mucho miedo a la sobreestimulación, pero porque la gente piensa en ella como "estar con el niño 24 horas al día ofreciéndoles estímulos". Está demostrado que tenemos que dormir para asimilar nuestro aprendizaje. Pero si al bebé cuando se despierta, se le da de comer, se le cambia el pañal y se le vuelve a acostar, o se le deja mirando al techo o sin níngún estímulo visual cercano que llame su atención (el bebe de pocos meses no ve de lejos por tanto, más allá de un metro el mundo no existe para él), entonces no tiene nada que asimilar.
Jugando a ratos unos minutos mientras ellos comen, cuando le estás cambiando o le estás bañando, el bebé empieza a enfocar las cosas, empieza a integrar la cooridnación ojo-mano, empieza a integrar otros sentidos con la visión, estimula la línea media del cuerpo al jugar con sus dos manitas, estimula la agudeza visual de cerca (la fijación foveal), sigue objetos en movimentos... De lo que nos parecen pequeñas cosas los bebés aprenden.

Carla no tienes que tener miedo de lo que vean sino de lo que escuchen, porque realmente el oído está muy desarrollado cuando nacen y lo que tú crees que ellos no entienden u oyen, lo entienden mejor que lo que ven.

Anónimo dijo...

Una cosa clara: yo como fisioterapeuta desaconsejo totalmente el porteo hacia delante y el uso de mochilas que no sean ergonómicas.Los fulares y bandoleras son muy recomendables pero haciendo buen uso de ellas,aprendiendo a ponerlos

Related Posts with Thumbnails