IMPORTANTE
- 100% de agudeza visual o unos ojos sanos no es suficiente para tener una BUENA VISIÓN EFICAZ.
- Neurológicamente, en los 6 primeros años de vida, la visión tiene más plasticidad para aprender y ser estimulada.
- Un diagnóstico precoz de un problema visual evita problemas mayores.
- El 15-30% de los problemas de aprendizaje se deben a un problema visual no diagnosticado.
Más...

martes, 18 de abril de 2017

Testimonio - En una lesion de retina también ayuda la terapia visual

El siguiente testimonio es de un niño de tan solo 7 años muy valiente que afronta todo con  entusiasmo. Llegó con un problema visual importante, nada vemos que unos nervios oculares inmaduros, con baja agudeza visual a pesar de su gafas y usando parche 6 horas en el colegio. Lógicamente esto le afectaba a su día a dia EN TODO, en el desarrollo de su aprendizaje, en la lectura, la escritura, sus juegos, sus relaciones sociales, su autoestima, la atención... Los padres no sabían qué podrían conseguir con la terapia, pero cualquier mejora era bien recibida.

Todos los padres se dan cuenta cuando acaban el tratamiento el gran esfuerzo que les ha supuesto, pero cuando acaban, todos piensan lo mismo, ese esfuerzo ha merecido la pena.

Esto nos cuenta su madre:

____________________________________

¿Cómo calificaría nuestro paso por “Consciencia Visual”? Sin ninguna duda muy positiva. 

Cuando mi hijo contaba con tan solo 2 meses, yo ya sabía que algo no iba bien, que su mirada estaba vacía y aunque todo el mundo me decía que eran cosas mías, yo lo tenía muy claro. Así que desde que cumplió los 3 meses, estuvimos de médico en médico para ver qué le ocurría. 
Diagnóstico: "Nervios ópticos inmaduros" (actualmente sé que es hipoplasia del nervio óptico).

Desde entonces, hemos llevado revisiones cada seis meses en oftalmología y aunque mi hijo mejoró, cuando contaba con 7 años nos decidimos a visitar, por fin, un lugar en el que recibiera terapia visual y ha sido una de las mejores decisiones que hemos tomado al respecto. 

El día que le realizaron las pruebas, no salía de mi asombro ¡Cómo no me había dado cuenta de todo lo que no alcanzaba a hacer ni hijo en el área neurofuncional, de reflejos y obviamente visual! He de admitir que para mí fue como un jarro de agua fría el ver las letras que volteaba, que no era capaz de ponerse a la pata coja, que no agarraba bien las cosas… En fin, una serie de cosas que me desmoralizaron muchísimo. Confieso que lloré bastante al ver los resultados del informe y me costó asimilarlo, pero… Y siempre hay un pero, las profesionales de este centro (mil gracias a Laura por su eterna paciencia con mi hijo), han conseguido que mi hijo alcance una agudeza visual muy alta para el problema que tiene (con nistagmo incluido), y otros logros de los que estamos muy satisfechos. 

No obstante, me gustaría dejar constancia de que es un proceso duro, en el que hay que trabajar mucho (y ahí tengo que reconocer que mi niño se ha esforzado), no sirve sólo el ir a las citas, recoger las actividades y llevarlas a casa dejándolas en un cajón.

En definitiva, agradecer al centro por su trabajo, a Laura por su infinita paciencia y su profesionalidad, su interés en todas las áreas de mi hijo (incluidas las que no afectaban sólo a la visión) y porque han conseguido que mi hijo obtenga los mejores resultados que podría conseguir en consonancia a su problema. 

Esperamos seguir trabajando y mantener los logros conseguidos e incluso superarlos si es posible. 

______________________________________

Laura:
"Los padres del protragonista de esta historia ya llevaban mucho tiempo intentando que su hijo consiguiese mejorar su visión antes de llegar a nosotras. Son unas personas muy responsables y al empezar a trabajar se lo tomaron muy en serio. Querían que su hijo mejorase todo lo posible en cada ámbito. Todos han trabajado con total motivación. Y el niño, especialmente cariñoso, está dispuesto a conseguir todo lo que se propone. Todo el esfuerzo tan grande que han hecho cada día ha tenido su recompensa, consiguiendo mejorar la tan ansiada agudeza visual y otras miles de cosas con las que su hijo está mucho más feliz. ¡Bravo familia! ¡Lo habéis conseguido! ¡Ha sido un placer ayudaros en esta etapa! :D"

miércoles, 5 de abril de 2017

Testimonio - Un niño triste que pensaba que todo lo hacía peor que otros

Asier llegó a nuestra clínica gracias a una "broma" de su profesora para que le revisaramos la vista.  La madre ya sabía antes de llamarnos que nuestra evaluación sería diferente a la que hace un oftalmólogo. Inicialmente Asier tenía problemas de aprendizaje porque con 6 años confundía letras y números al copiar de la pizarra, pero aparentemente los veía bien. Para él esto era un ejercicio muy difícil. Pero su problema no sólo era ese. Nos lo cuenta su madre.

______________________________________________


Desde que Asier era muy pequeñito, yo notaba algo, no se sabe qué es, creo que lo he leído en muchos testimonios, es un niño listo, sociable, cariñoso, simpático, muy agudo pero…Hay algo, no sabes qué es, pero que como padres sabes. 

Asier, desde que era muy pequeñito, me hacia comprarle todo tipo de pinturas para hacer en casa, pero cuando llevaba un minuto ya no quería dibujar más, estoy hablando con tres y cuatro años, un minuto o dos no más. Y al día siguiente igual, parecía como que quisiera pero no pudiera. Pero era pequeño, y yo no pensaba mas. Pero un minuto y ninguna forma, solo rayas en un papel, en ocasiones tan fuertes que rompía el papel. 

Pero lo llevábamos bien, era pequeño, cada niño tiene su ritmo. Quizás internamente pensaba que a lo mejor si que pasaba algo, pero intentaba no dar mayor importancia porque yo sabía que mi hijo era un niño muy listo. Es una sensación muy extraña y muy difícil de exteriorizar.

Y, un buen día, en primero de infantil, con tres añitos, su profesora me dijo, que no atendía, que no le salían las fichas que ella le mandaba y que le iba a poner en las notas que necesitaba mejorar. Me puse furiosa, no lo podía creer, con tres años y lo suspenden. Me dijo casi que mi hijo era un futuro fracaso escolar.  La gente que se dedica a la pedagogía debería estar mejor formada. Lo saqué inmediatamente de ese colegio. 

Y mejor. En el colegio nuevo, con mucha paciencia y mucho cariño le enseñaron a disfrutar dibujando, y aunque se cansaba igual, ya hacia formas y dibujos bonitos, hasta que entro en primaria, antes de terminar el primer mes. Mi hijo, tan feliz, con tanta energía, tan listo, se encuentra totalmente deprimido. Decía que no sabía hacer nada, que no le salía nada, que era el que peor lo hacía todo de su clase. Yo no sabía qué hacer. 

Una tarde me dijo que su profesora le había dicho que tenia que ir al oculista. Debo decir que sus revisiones de la vista se las hacía su pediatra y nunca había visto ningún problema en él, y yo tampoco. Hablé con su profesora y me dijo que lo del oculista había sido una broma, pero que ella notaba algo en Asier, quizás déficit de atención, dislexia, no sabía. Hacía inversiones en letras y números y se bloqueaba, y que fuéramos a ver a un psicólogo. 

No busque un psicólogo. Mi hijo tenía 5 años, pero por la bromita de la profesora del oculista y después de desesperadamente buscar algo que nos ayudara, di con el blog de Rosa y me sentí muy identificada con muchos de los testimonios. Llamé, les expliqué y evaluaron a Asier. 

Además de problemas visuales, Asier tenía activos, casi todos los reflejos primitivos que afectan al aprendizaje. Empezamos la terapia con Laura y después de un año y pico, tenemos el alta y revisiones cada cierto tiempo. 

Es un trabajo muy duro, especialmente para él, pero para nosotros también. Es cada día, sin vacaciones pero es tan increíble la evolución. 

La mejor prueba, además de que todos sus problemas visuales y de reflejos se solucionaran, es que Asier es de Diciembre, es decir, tenía el handicap de ser el pequeño de la clase, y ha estado durante todo el año pasado y comienzos de este al lado de la profesora, ya que era al que más le costaba leer, escribir, etc, pues, hace poco, Asier me dijo que le habían cambiado de sitio. Yo le preguné "¿Y eso?" Y me dijo "Es que hay otros niños que leen peor que yo y necesitan estar con la profesora". Ese día fui muy feliz. 

Además, con la implicación de hacer una tarea diariamente, se ha vuelto mucho más disciplinado, más ordenado. Está feliz, le encanta ir al cole, lo pasa muy bien. Es increíble el cambio que ha dado. Yo he hablado con padres que notan algo en sus hijos. Algunos cuando les explico, me ponen cara de espanto al saber que es una terapia que hay que hacer cada día, es un trabajo duro y hay que invertir tiempo, pero para mí es el mejor trabajo y la mejor inversión que he hecho en mi vida. Muchísimas gracias a todo el equipo y especialmente a Laura, que nos ha cuidado muchísimo durante estos meses y ha hecho un trabajo impecable. Un gran trabajo. 

.__________________________________

Laura:
"Cuando Asier llegó a nosotras, su madre estaba muy preocupada por todas las dificultades que observaban en su día a día, sobre todo querían que Asier fuese feliz tanto en su vida diaria como en el colegio, por ello desde el primer momento trabajaron con dedicación con el objetivo de ayudarle todo lo posible. Es una familia que hn sabido trabajar sin descanso y sin saltarse una sola sesión.

Asier al ver que iba mejorando con las actividades que le mandaba, empezó a tomárselo muy en serio para su corta edad, y cada vez, venía más contento y alegre. Estaba muy orgulloso de saber que podía escribir y leer tan bien como lo hace ahora. ¡Es admirable ver como han trabajado! ¡Enhorabuena por Asier y su familia! ¡Fue muy fácil ayudaros! :D"

jueves, 16 de marzo de 2017

TALLER INFANTIL “APRENDER JUGANDO” - Marzo 2017

Integración sensorial a través del deporte y el juego.

La mañana del pasado sábado 11 de Marzo realizamos un taller infantil en el Centro de Optometría Consciencia Visual  para niños de 6 a 12 años. Los niños que acudieron esta vez tenían entre casi 8 años y 12 años.

Las respuestas fueron muy satisfactorias, los niños se lo pasaron muy bien que era nuestro objetivo principal.

Al comienzo del taller, agrupamos a los niños por parejas. Y aunque unas competían con otras para conseguir la mejor puntuación, el espíritu colaborador se respiraba en el ambiente, dado que a veces unos ayudaban a otros aunque no fueran de su equipo ;)

Nuestro segundo objetivo era que los niños mientras jugaban no se dieran cuenta de que estaban estimulando diferentes habilidades y áreas y simplemente disfrutaran del taller.

Lo dividimos en 3 partes:
  1. Gyncana visuo- deportiva 
  2. La Oca de la Visión 
  3. Gyncana neuro-motora. 

 ¿Qué quieren decir estos nombres? ;)

 GYNCANA VISUO-DEPORTIVA 







En esta parte los niños tenían que hacer juegos motores y visuales. Tenían que superar 6 circuitos con unas pruebas que iban intercalando ejercicios:
  • de coordinación gruesa (gateo, arrastre, saltos, carrera, equilibrio,…),
  • de puntería ojo-mano,
  • de destreza ojo-pie, 
  • y paneles visuales donde intervenían lógicamente habilidades visuales y el conocimiento de la derecha/izquierda en cada niño y donde se ponía a prueba la rapidez de su cuerpo calloso. 
  • Pero lo que más estimulaban estos circuitos era la MEMORIA VISUAL Y LA MEMORIA AUDITIVA a nivel secuencial. Antes de empezar los juegos, se les explicó toda la secuencia de los circuitos y ellos tenían que recordar lo que tenían que hacer en cada uno de ellos… Alguna ayudita les dimos ;D 

En estos juegos no trabajaban cada área por separado (visión, mano, pie,…) si no TODO en conjunto. Realizaban una INTEGRACIÓN SENSORIAL Y MOTORA.


LA OCA DE LA VISIÓN 



Esta vez el juego en el que nos basamos fue la Oca, pero en otros talleres nos basaremos en otros juegos.

En esta parte del taller los niños, mientras echaban una partida de “la Oca”, en cada celda que caían, tenían que ir superando ciertas pruebas. Con esto iban ganando puntos.

La mayor parte de estas pruebas eran juegos de mesa perceptuales que jugaban en pareja ayudándose el uno al otro. En estos juegos ellos estimulaban habilidades perceptuales como figura-fondo, relaciones espaciales, cierre visual, discriminación visual, constancia de forma, conceptos básicos de percepción de colores-formas-tamaños, y otras habilidades como estrategia, orden, secuencias, series, abecedario, cifras, rapidez, …

La otra parte eran juegos de coordinación ojo-mano, tanto a nivel fino como a nivel grueso, donde intervenía la puntería con la mano o la destreza fina de los dedos.


GYNCANA NEURO-MOTORA 



En esta parte los niños se metían en una historia y actuaban como protagonistas de la misma. Tenían que ir superando unas pruebas y unas pistas para llegar a conseguir un premio final.

Para conseguir todo esto, en el transcurso de las pruebas, los niños realizaban movimientos basados en los movimientos de integración de reflejos primitivos y los primeros movimientos que realiza el bebé desde que nace hasta que desarrolla todo su proceso de lateralidad. Además, para ir superando pruebas y conseguir pistas para la siguiente, tenían que superar unas adivinanzas.



En resumen, no solo los niños se lo pasaron bien, sino que nosotras también!!! :D :D
Durante el mes pasado diseñamos el taller con mucho mimo y pensando cómo podían disfrutarlo los niños. Durante ciertos momentos de la preparación y durante el propio taller, nos sentimos niñas como ellos. Una bonita experiencia con la que creo, TODOS aprendimos, y que nos gustaría repetir y brindar a más niños.

Aún no tenemos fecha para el siguiente taller pero seguramente sea a finales de Abril o mediado-finales de Mayo. ¡¡Que no se lo pierdan vuestros niños!! 

miércoles, 15 de febrero de 2017

Taller infantil "Aprender jugando"

El Centro de Optometría Consciencia Visual ofrece un Taller infantil lúdico/didáctico para niños entre 6 y 12 años, tanto si han sido o son pacientes actualmente como si nunca han venido.


¿Qué fomenta el taller? 

Con este taller ellos jugarán de diferentes formas sin darse cuenta en ningún momento que dichos juegos fomentan el aprendizaje en diferentes áreas: Visión, coordinación gruesa, equilibrio, coordinación fina, ritmos, percepción, habilidades deportivas, habilidades sociales, participación en equipos, colaboración con sus compañeros, respeto a los turnos, creatividad, imaginación, atención, etc.

Todos los juegos se basarán en LA VISIÓN, la entrada principal de información a sus cerebros.

El taller se hará de forma muy dinámica. Lo realizarán en parejas que formaremos nosotras y se realizará en formato concurso donde irán ganando puntos según vayan realizando los juegos. Al acabar el taller, las 2 parejas que hayan conseguido más puntos se llevarán unas medallas y el resto se llevarán un diploma de participación.

Objetivo del taller

El objetivo principal del taller es que los niños se lo pasen muy bien mientras aprenden. Y secundariamente, ¡si los padres pueden aprovechar esa mañana para hacer sus cosas o descansar, mejor que mejor! ;)

¿Qué material utilizaremos?

Utilizaremos paneles visuales, material deportivo (colchonetas, aros, pelota de pilates, pelotas varias, balancines, tablas de equilibrio,…), material de expresión plástica y juegos didácticos.


Lugar Centro de Optometría Consciencia Visual (C/ Fernado El Católico, 10 1ªA, 28015, Madrid)
Día Sábado 11 de Marzo de 2017
Horario De 10 a 14H.
Edades De 6 a 12 años
Precio
50€ niños que han sido pacientes nuestros alguna vez
60€ niños que no hayan venido nunca
5€ de descuento en cada hermano

Para más información: 644341702 o en rosa@conscienciavisual.com

jueves, 8 de septiembre de 2016

Testimonio - Al ver que mejoraba, se convirtió en la mejor aliada de su rehabilitación

Ayelén llegó a nosotras con una infinidad de dificultades y una preocupación enorme de sus padres. Tanto, que estuvieron dispuestos a venir desde Buenos Aires (ARGENTINA!!!) para que evaluaramos a su hija y le dieramos un diagnóstico.
No pensé que después fueran a realizar el tratamiento con la distancia que había entre nosotras y su casa. ¡¡Lo hicieron!!
No pensé que fueran a acabarlo. ¡¡¡Lo hicieron!!!

El gran esfuerzo de esta familia no solo trabajando en casa a diario, sino viniendo de Buenos Aires a Madrid cada cierto tiempo con el único objetivo de ayudar a su hija, ES LOABLE. El esfuerzo dio su recompensa. ¡Enhorabuena a la familia entera!


______________________________________________________

Desde que Ayelén era pequeña, notábamos que tenía dificultades en comprender las consignas, su trabajo era muy desprolijo y le costaba mucho mantener la atención en clase. Cuando fue creciendo se agregaron otras dificultades, fobia escolar, mala relación con los pares y por consiguiente poca integración. Muy pesimista, parecía siempre menos madura que las niñas de su edad. 
En casa se mostraba poco cariñosa, especialmente conmigo, no quería mimos ni caricias, parecía una niñita muy "dura" que vivía en su mundo. 

Consultamos a un sinnúmero de profesionales, psicopedagogos, psicólogos, neurolingüístas y psiconeurólogos entre otros. Tuvimos muchos y diferentes diagnósticos, ADD, disfacia, pero los más preocupantes fueron autismo de alto rendimiento y síndrome de Asperger. 

Recuerdo la desesperación que sentía frente a lo que parecía irreversible. Empecé a leer muchos libros sobre esos temas y mi intuición me indicó que debía encontrar otros caminos, que los diagnósticos no coincidían con los síntomas que veía en Ayelén. 

Navegué horas interminables en Internet, hasta que di con el Blog de Rosa María. Empecé a sospechar que tal vez los problemas de Ayelén estuvieran relacionados con la función visual y la integración de reflejos primitivos. 

Le envié un mail en 2014. La posibilidad de tratar a Ayelén en Madrid me parecía una utopía, dado que vivimos en Buenos Aires. Sin embargo, la calidez de su respuesta me animó, y en julio del 2014 estábamos en Conciencia Visual, en manos de Estibaliz, pues Rosa estaba dando a luz en esos días. 

La experiencia fue buenísima, la evaluación de Ayelén completísima, el diagnóstico alentador. Tuve, por primera vez en todos esos años la certeza de haber encontrado el camino a recorrer para la rehabilitación de Ayelén. 

Viajábamos a Madrid cada dos o tres meses. Cada vez, Estibaliz comprobaba los avances y cambiaba los ejercicios. Estibaliz es muy profesional, sabe muchísimo, es muy contenedora y parecía entender exactamente el origen o la causa de cada dificultad de Ayelén. Nos sentíamos muy seguras en manos de alguien que sabe claramente lo que hay que hacer. 

En casa, cada día hacíamos ejercicios que duraban una media hora cinco días a la semana y quince minutos dos días por semana. Al principio fue muy difícil porque Ayelén no quería hacerlos. Hubo momentos en que el cansancio después de la jornada en el colegio, conspiraban contra la buena predisposición para ejercitar los ojos, los brazos, la forma de tomar el lápiz, etc., etc..... Sin embargo, poco a poco Ayelén comenzó a sentir que veía mejor, que ya no se le movían las letras en el cuaderno, que no se cansaba tanto escribiendo, que su humor mejoraba, que no le dolía la cabeza y en ese momento se convirtió en la mejor aliada de su rehabilitación.

Dos años más tarde y ocho consultas transcurridas, Ayelén obtuvo su alta. Hoy es otra persona, tan madura como el resto de sus amigas, sin fobias escolares, cariñosa, alegre, optimista y sus notas escolares con mención "Felicitación". 

Este es un mensaje para todos los padres que cansados de recorrer especialistas no encuentran diagnóstico para sus hijos o no obtienen resultados en las terapias. No dejen de considerar la Optometría Comportamental y en especial a Rosa María y Estibaliz para acompañarlos en la recuperación de sus hijos. Nunca les agradeceremos lo suficiente el cambio que todo esto significó para la vida de nuestra familia. Gracias y hasta siempre. 

 __________________________________

A vosotros. Fue un placer conoceros. ¡¡Hasta la próxima revisión!! :)

martes, 6 de septiembre de 2016

Testimonio - Pensé que jamás le gustaría leer a mi hijo.

De nuevo os ofrezco una luz al final de vuestro camino. Otra madre ha querido compartir la historia de su hijo y su familia para intentar ayudar a otros padres que anden un poco perdidos con las dificultades escolares de sus hijos. Lo que más me gusta es lo que dice esta madre en el último párrafo:

__________________________________________________



Quisiera compartir con otras familias mi experiencia con las terapias sobre la visión por si alguno se siente identificado y pueden ayudarle. 

Tengo un hijo que ahora tiene 12 años y ha terminado primero de la ESO con buenas notas. Como a la mayoría de los niños, le encantaba que le leyera cuentos desde bebé. Como a mí me gusta mucho leer, era una cosa que hacíamos a diario. Sin saber leer, era capaz de recordar los títulos de los cuentos y el orden en la que estaban en el libro con una sola vez que los leyera, así que pensé que cuando empezara a leer iba a ir corriendo a por los libros a leerlos el mismo. 

Aprendió a leer normalmente en el último año de infantil, de hecho fue de los primeros que aprendió… pero no quería saber nada de leer el sólo. Al principio no le di importancia y le seguía leyendo yo y las cosas iban normalmente en el colegio con un buen rendimiento. 

Las cosas se complicaron en tercero de primaria. Comenzó a tener tareas muy pautadas, copia de enunciados, textos… Eso fue un infierno. Era imposible avanzar en las tareas. Actividades de media hora se alargaban hasta 4 horas. Además tenía mala letra y presentación de los trabajos por mucho que se esforzara, cuestión que le costaba reproches de su ‘profesora’. 

Él se ponía a hacer sus deberes con la mejor intención, pero al poco rato era imposible: se distraía, se cansaba… y acababa llorando diciendo que él no podía hacerlo. Esto sentándome yo con él, nada de trabajar solo. Yo no creía que estuviera demandando mi atención ni nada parecido, ya que esos ratos no lo pasaba bien nadie. La verdad es que las tareas eran un tormento diario. Y de leer ni hablemos, claro. 

Por casualidades que no vienen a cuento, oí hablar de la Optometría Comportamental y me decidí a consultar. Conocí a Rosa buscando en Internet. Llamé por teléfono, hablamos, me explicó y aclaró todas mis dudas y fuimos a consulta. La verdad es que fue la mejor decisión que pude tomar. 

Como ya sabía, mi hijo tenía una agudeza visual perfecta (por lo que en las revisiones ‘normales’ de la vista nunca encontraban nada), pero tenía otros problemas que le hacía perder la línea, saltar palabras, cansancio para cambiar el enfoque y reflejos activos que afectaban a su escritura. 

Estuvimos en terapia durante un año aproximadamente, pero antes de acabar el curso (comenzamos un septiembre/octubre), ya iba él solo a su cuarto a hacer la tarea si tener que decirle nada… en un tiempo record (a veces demasiado rápido :)). El cambio ha sido radical en todos los aspectos, no sólo en las tareas. Él está más tranquilo (al final tenía también problemas de ansiedad), no se cansa tan pronto con las actividades de lectoescritura y tiene confianza en su trabajo. Estoy segura que si no hubiéramos ‘descubierto’ a Rosa, ahora sería un el típico niño con la autoestima por los suelos, malas notas y del que se diría que ,’¡qué pena, con lo listo que es, sino fuera tan vago…!’

Solo puedo deciros que no creo que ningún niño rechace aprender sin algún motivo, ni creo que quieran ‘fastidiar’ a los padres negándose a estudiar. Siempre hay alguna razón que tenemos que descubrir para ayudarles. En mi caso, la encontré en la consulta de Rosa.
__________________________________________________

I. era un niño siempre muy dispuesto a mejorar y cambiar su situación escolar, acudía siempre contento a cada sesión de terapia y trabajaban muy bien en casa. Él mismo vio la mejora y eso le motivó a realizar y acabar el tratamiento.

Muchas gracias por vuestro buen trabajo, fue muy fácil ayudaros :)

miércoles, 9 de marzo de 2016

¿La VISIÓN en el CALENDARIO DE LAS REVISIONES PEDIÁTRICAS?

Año tras año veo con tristeza la poca importancia que se le da a la VISIÓN en los más pequeños de la casa.

En el calendario de las revisiones pediatricas, la REVISIÓN VISUAL aparece a los 4 años, y menos mal porque creo que antes aparecía a los 6 años :O

LA REVISIÓN DE LA VISIÓN EN UN BEBÉ RECIÉN NACIDO


Cuando tenemos un bebé, el pediatra o incluso el oftalmólogo pediátrico del hospital donde ha nacido, a día siguiente o a los dos días de nacer, revisa sus reflejos pupilares, la respuestsa pupilar, le mira la retina o fondo de ojo para ver si está dentro de la normalidad, si hay un estrabismo evidente o si tienen alguna infección en el ojo (tipo conjuntivitis) porque haya entrado en contacto el meconio con sus ojitos. Por precaución de hecho, SIEMPRE nada más nacer, les instilan unas gotas para prevenir infecciones oculares por este mismo motivo.  Esta revisión dura entre 5 y 10 minutos, que con un bebé tampoco puedes estar mucho más tiempo o hacer muchas más cosas.


¿LA VISIÓN EN EL CALENDARIO DE LAS REVISIONES PEDIÁTRICAS?


Después de esto, yo he visto asombrada como al llevar a mi bebé a su revisiones pediátricas en ningún momento le miraban de nuevo los ojos. NADA, ABSOLUTAMENTE NADA.

Además, el pediatra de la Seguridad Social, tienen pautado una serie de hitos que el bebé debe haber cumplido previo a cada revisión, y básicamente preguntan a los padres los primeros meses, cómo come, cantidad que come, cómo duerme, horas que duerme, si notamos que descansa, si "notamos alguna cosa"(...y le pregunta eso tanto a padres expertos como a padres novatos...), y lo que más gracia me hace, preguntan: "si se le baña todos los días, o si se le saca a pasear todos los días" ;) Imagino que será por aquello de que las rutinas son buenas para los bebés.
Si se coge algún catarro, le miran los oídos, pero tampoco le hacen ninguna prueba de audición y sólo si hay catarro si no, ni eso.

En los primeros meses lo más importante es crear unos hábitos saludables en el bebé, comprobar que el ambiente familiar y social es el adecuado, prevenir la aparición de enfermedades infecciosas mediante la vacunación y realizar una detección precoz de anomalías congénitas y de riesgos para la salud del bebé.

Esto está muy bien, pero... en 18 meses y medio que he estado llevando a mi bebé a sus revisión según el calendario vacunal, NI UNA SOLA VEZ LE HA MIRADO LOS OJOS O COMPROBADO "DE ALGUNA MANERA" CÓMO VE Y SI VE CON LOS DOS OJOS. NI SIQUIERA NOS HA HECHO NINGUNA PREGUNTA AL RESPECTO (si le llaman la atención los muñecos, si tiende a cogerlos, si detecta movimiento, si los detecta igual de rápido cuando aparecen por un lado que por el otro o por arriba,...).

Pero además, no sólo eso, a NIVEL AUDITIVO tampoco preguntan si le llama la atención los estímulos con ruido, si reacciona a ruidos fuertes o repentinos, si reacciona a los ruidos tanto si se los presentas desde un oído como desde el otro...

O incluso no preguntan si se tumba boca abajo, si levanta la cabeza, si la gira de igual forma hacia ambos lados, si intenta coger muñecos en el suelo, si se voltea hacia ambos lados por igual, si se arrastra, si manipula objetos en sus manos,... Sólo preguntan por su COORDINACIÓN MOTORA en la revisión de los 12 meses, dado que a la edad aproximada de 7-8 meses deberían empezar a gatear.  En las revisiones anteriores no preguntan nada sobre su DESARROLLO MOTOR.

Sin embargo, en la revisión de los 18 meses (la enfermera, que ni siquiera le revisa su pediatra), pregunta si ya hace garabatos... No me eché las manos a la cabeza de milagro. Me mordí la lengua y seguí con la revisión.


A menos que el bebé haya tenido una caída grande (que le revisan de nuevo retina), si desvía un ojo de forma MUY evidente, o si tiene alguna conjuntivitis, supuración o lagrimeo constante en un ojito, los padres no detectan que el bebé tiene ningún problema visual u ocular. Por tanto, como no hay pautado que le revise los ojos el pediatra ni tampoco el oftalmólogo pediatrico, no pueden exigir una revisión visual rutinaria :(

Algunos padres con antecedentes en la visión (graduación, estrabismo, ojo vago, patologías oculares, etc.) sí insisten en que el pediatra les derive cuanto antes a un oftalmólogo pediatrico que detecte o descarte algún problema visual u ocular en el bebé.

Pero si el problema no es evidente a los ojos de un padre, de una abuela o incluso de un pediatra, hasta la REVISIÓN DE LOS 4 AÑOS, que se hace también con el oftalmólogo pediátrico, no se comprueba la VISIÓN. A los 4 años miden la AGUDEZA VISUAL por primera vez, es decir, cuánto ve un niño y no se descubre antes un problema tan impotante como es el OJO VAGO o la AMBLIOPÍA. En estos casos uno de los ojos ve peor que el otro. Si uno ojo tiene buena agudeza visual, el niño no tiene la picardía de cerrar un ojo para ver cómo ve con cada uno y comparar (si esto ocurriera él mismo se quejaría de que ve mal con uno de sus ojos), cuando esto ocurreo el niño suele ser más mayor. 
Se detectaría precozmente si en las revisiones anteriores hechas por su pediatra, le comprobara simplemente su "respuesta a la oclusión", es decir, si a un bebé con ojo vago que está jugando entre sus manos con un juguete, tú le tapas el ojito bueno, (sin tocar su cara, sólo sobreponiendo sobre su ojo tu dedo gordo o algunos de tus dedos), de un manotazo te quitará tu mano; pero si le tapas el ojo malo, no habrá respuesta por su parte y seguirá jugando. Lo mismo ocurre cuando no hay ningún ojo vago y ve bien con los dos ojos, la respuestas es la misma con ambos, seguirá jugando aunque tú le tapes un ojo.

A veces incluso pasan desapercibidos estrabismos intermintentes que no se muestrasn de forma evidente las 24 horas del día, sino sólo cuando está cansado el niño o está enfermo (débil).


Esta tarde me ha llamado una madre horrorizada de la atención oftalmológica que ha recibido su hija de 4 años en la revisión rutinaria del oftalmólogo de la Seguridad Social. Le detectan por primera vez en 4 años de su vida que tiene una hipermetropía moderada y que uno de sus ojos tiene una agudeza visual del 30%, y le mandan 12 horas de parche, de las cuales muchas de ellas las tiene que hacer en el colegio... "¡¿Viendo sólo un 30%?!" Le pregunta la madre.  ¿Por qué ese castigo? Y encima la ofltamóloga pediatrica le dice que tiene que hacerlo sí o sí porque "ya van tarde" ¡¡¿Con 4 años?!! Se pregunta la madre sorprendida "¿Por qué nadie se lo ha detectado antes?" Quizás porque hasta ese momento se piensa que un niño no puede indicar lo que ve diciendo unas letras (quizás, si se las sabe) o indicar la dirección de las patitas de una "E"... Mi ahijado, con 2 años y medio, ya era capaz de indicarme lo que veía con una "E" entre sus manos. Los niños pueden dar más información de la que pensamos. Y dando cosas como estas por sentado, se detectan problemas mucho más tarde de lo que se podían haber detectado.

Y quien dice una amliopía, dice un estrabismo (o desviación ocular) o una catarata congénita que les pasa desapercibida incluso al nacer, etc.
 
Unos minutos más en cada revisión del pediatra permite detectar problemas visuales futuros importantes.

Pero peor aún es cuando algunos oftalmólogos pediátricos les dicen a los padres cuando su hijo no llega al 100% de agudeza visual con 4 años, "que puede ser normal", que el ojo no se ha desarrollado del todo o que no colabora bien por la edad y que ya lo desarollará. A la edad de 4 años, con una maduración de 4 años, un niño puede darte esa información perfectamente. Y de hecho, SI NO ALCANZA EL 100%, POSIBLEMENTE ESTEMOS ANTE UN OJO VAGO, Y DEJAR PASAR EL TIEMPO NO ES LA MEJOR SOLUCIÓN. Cuanto antes le demos una ayuda más lo agradecerá el niño.



IMPORTANCIA DE LA VISIÓN EN LAS REVISIONES SEGÚN CRECE EL NIÑO


En el calendario de las revisiones pediatricas, no le corresponde a un niño sano otra revisión visual hasta los 8 años.

El paso de Educación Infantil a Primaria  A LOS 6 AÑOS, supone un fuerte cambio a nivel visual. La demanda visual aumenta considerablemente al introducir de forma constante la lectura y la escritura en sus tareas diarias.

Todas las habilidades visuales (agudeza visual, movimientos oculares, enfoque o acomodación, flexibilidad acomodativa, convergencia, divergencia, visión tridimensional,...), habilidades perceptuales, lateralidad,... TODO debe haberse desarrollado con normalidad a los 6 años para que el niño pueda hacer frente a la demanda escolar de Primaria sin manifestar dificultades o problemas de aprendizaje.

A ESTA EDAD MÁS QUE A NINGUNA, ES NECESARIO HACERLE TANTO UNA EVALUACIÓN OFTALMOLOGICA COMO UNA EVALUACIÓN OPTOMÉTRICA. Ambas evaluaciones visuales son diferentes y complementarias. Juntas nos dan una información completa de cómo está y se ha desarrollado su VISIÓN.

Si la revisión oftalmológica no está en el calendario de las revisiones pediátricas a los 6 años, les recomiendo a los padres que tengan niños que en el curso que viene vayan a comenzar Primaria, que les vayan pidiendo cita tanto a los oftalmólogos como a los optometristas para verificar que todo esté bien y preparado visualmente para empezar bien el curso que viene y si no, empezar a tomar medidas para ayudarle. ¿A qué esperas? ;)


ENLACES RELACIONADOS 
Una buena visión no es sólo tener 100% de Agudeza visual 
Ambliopía u ojo vago -¿Qué es? Lo que nadie explica. 
Estrabismo. Otro enfoque de tratamiento más moderno y completo que el obsoleto parche


Related Posts with Thumbnails